Los jugadores perpetúan las tradiciones de nuestros antepasados

Pese a su reputación, a veces controvertida, la práctica del juego de apuestas ha estado presente en sus diversas formas durante miles y miles de años. Los historiadores y arqueólogos han descubierto pruebas fehacientes de que nuestros antepasados apostaban y participaban en juegos de azar en casi todas las civilizaciones antiguas conocidas. Existen registros históricos que apuntan a la existencia del juego en la antigua China ya en el 2300 a. de C., y se han encontrado indicios de la tendencia de la raza humana a apostar presentes ya en textos históricos de la Grecia helenística y del Imperio Romano, así como en la Edad Media, la Inglaterra isabelina o las cantinas del lejano oeste americano.
Aunque ciertamente nuestros antepasados no tenían acceso a la cómoda tecnología de juego de la que disfrutamos hoy en día, en la edad de oro de los juegos de azar, es muy probable que estuvieran familiarizados con muchos de los principios básicos y convenciones del juego y las apuestas de la actualidad.
Al fin y al cabo, el término juego es genérico: existe una gran variedad de tipos de juego, así como un abanico igualmente amplio de jugadores diferentes. Los juegos de casino se centran en el azar y no es descabellado imaginarse a nuestros antepasados disfrutando de primitivas versiones de los juegos de casino más simples de hoy en día. En las Apuestas en directo se apuesta normalmente acerca del resultado de algún acontecimiento deportivo, y no es difícil adivinar la evolución que experimentaron las apuestas desde las carreras de cuadrigas hasta las apuestas hípicas de hoy en día.